SANTA CRUZ DE TENERIFE

EL AYUNTAMIENTO

La historia del Ayuntamiento comienza a escribirse a raíz de los enfrentamientos del pueblo de Santa Cruz con la Armada inglesa del almirante Nelson en 1797. Hasta entonces la ciudad mantenía una dependencia administrativa y política con el Cabildo histórico, cuya sede se ubicaba en la ciudad de San Cristóbal de La Laguna. Alentado por la victoria contra los invasores, el capitán general Antonio Gutiérrez solicitó los reconocimientos oportunos para la ciudad en ese mismo año. En 1803 el rey Carlos IV concedió las Armas y declaró a Santa Cruz villa exenta, con derecho a establecer su propio Ayuntamiento. Se creó el escudo y se otorgó a la ciudad los títulos de Muy Leal, Noble, Invicta y Muy Benéfica Ciudad, Puerto y Plaza de Santa Cruz de Santiago de Tenerife.
El edificio del Ayuntamiento es de 1902, de estilo neoclásico, fue proyectado en un primer momento como Palacio de Justicia. El Ayuntamiento se instaló en él en 1904 hasta que en 1916 se trasladó a las dependencias del Palacio Municipal de la calle de Viera Y Clavijo, sede actual de la Alcaldía y de los plenos públicos. Muchos santacruceros denominan al Ayuntamiento como “La Casa de los Dragos”, a causa de los dos ejemplares de dragos (dracaena drago), árbol símbolo de Tenerife, que están situados a ambos lados de la entrada principal del Palacio.
El primer alcalde de Santa Cruz fue José María de Vila, un marino mercante natural del concejo de Galdamez, en Bilbao, que se casó con una canaria de Pájara (Fuerteventura). Sus restos descansan hoy en el Panteón de Vecinos Ilustres de la ciudad.

SANTA CRUZ DE TENERIFE

EL ESCUDO

La mayoría de los elementos del escudo de Santa Cruz hacen alusión a la gesta del 25 de julio y a la fundación de la ciudad.
La corona del reino de España remata un escudo de forma ovalada que se inscribe sobre un campo de oro, símbolo de la más alta Lealtad y Nobleza. La cruz de sinople representa la cruz clavada durante la fundación en 1494 y su color verde es el reflejo de la esperanza y la mirada puesta en el futuro de la ciudad.
En el centro aparecen tres cabezas negras de león cortadas que representan las victorias sobre los ataques de Blake, Jennings y Nelson, ya que el escudo de Inglaterra tiene tres leones y éstas son sus cabezas. El color negro significa el carácter traicionero de estos ataques violentos sufridos por una población pacífica. La tercera cabeza, el ataque de Nelson, está atravesada por la espada de la Orden de Santiago de color rojo que se asoma detrás de la cruz fundacional. Santiago es el patrón de la ciudad porque fue precisamente un 25 de julio cuando se venció a Nelson.
Enmarcando todo el interior ondea un borde color azul, metáfora del Océano Atlántico que baña las costas de la ciudad. Sobre el borde azul, una silueta del Teide de color blanco de plata como símbolo de fidelidad. Bajo el Teide aparecen tres castillos de plata que representan a los castillos de San Cristóbal, San Juan y Paso Alto, baluartes defensivos de Santa Cruz. Las cuatro anclas de plata que los acompañan representan al puerto, germen de la vida y la economía santacrucera.
El título de ciudad invicta se refleja en la orla de laureles que rodea el escudo, premio simbólico para una ciudad que supo defenderse y que obtuvo tantas victorias frente a los invasores foráneos.
La medalla que cierra el escudo en su parte inferior es la Medalla de la Cruz de Primera Clase de Beneficencia, condecoración otorgada en 1893 por la reina regente María Cristina para agradecer la solidaridad mostrada por los santacruceros durante la terrible epidemia de cólera de aquel año. Por este hecho la ciudad recibió también el título oficial de “Muy Benéfica”.

SANTA CRUZ DE TENERIFE

PATRIMONIO HISTÓRICO

En la ensenada formada por los barrancos de Santos y Tahodio, en el antiguo menceyato de Anaga, se fundó Santa Cruz de Santiago, una vez que entrara por su puerto en 1494 la expedición capitaneada por Alonso Fernández de Lugo. Su aventajada ubicación costera con respecto a la entonces capital de la isla, San Cristóbal de La Laguna, la convirtió en un lugar estratégico para las actividades mercantiles, aunque su despegue portuario hay que situarlo en el tránsito del siglo XVIII al XIX. Será precisamente en dicho periodo, ya como capital de la Isla, cuando despunte como ciudad, tanto arquitectónica como urbanísticamente.

Reflejo de este proceso es el legado que conservamos en la actualidad y que evidencia, a través de su patrimonio histórico y cultural, la prosperidad de una ciudad que ha sabido desarrollar su crecimiento y expansión demográfica, conservando intacta parte de su esencia primigenia.

Sin embargo, el patrimonio de Santa Cruz es, para muchos, un patrimonio por descubrir. De ahí que surja esta campaña de comunicación que pretende mostrar una parte de esa singularidad que atesora.

SANTA CRUZ DE TENERIFE

LOS BIC

La designación a un enclave o inmueble como Bien de Interés Cultural (BIC) es el máximo reconocimiento que la Ley de Patrimonio Histórico de Canarias puede otorgar actualmente. Santa Cruz de Tenerife concentra más de cuarenta diferentes, por lo que se convierte en el municipio del Archipiélago con mayor representación de dicha figura de protección. Bajo las categorías de Conjunto Histórico, Monumento, Sitio Etnológico, Sitio Histórico o Zona Arqueológica se engloban ejemplos de alto interés cultural y de un patrimonio histórico único.

SANTA CRUZ DE TENERIFE

PATRIMONIO INMATERIAL

El patrimonio no sólo se limita a inmuebles u objetos, sino que comprende expresiones populares y tradiciones que de igual manera forman parte del bagaje cultural de los pueblos. Siguiendo el curso del calendario anual, destacaremos en primer lugar el Carnaval, fiesta declarada de interés turístico internacional y la manifestación popular que más gente congrega de cuantas se realizan en el Archipiélago, que le hizo acreedora de pasar a formar parte del Guinnes World Records. La Semana Santa sabe conservar la esencia de la espiritualidad manifestada a través de los distintos actos de culto, tanto en los recintos sacros como en los cortejos procesionales, con devociones multitudinarias como la que congrega el veneradísimo Cristo de las Tribulaciones. Mayo es el mes para recordar los orígenes fundacionales, por medio de expresiones populares y festivas como el baile de magos y la exhibición de cruces de flores en la Rambla. Julio recrea, por medio de La Gesta, el Santa Cruz de 1797, momento en que las tropas del General Gutiérrez vencieron a las británicas capitaneadas por Horacio Nelson.

SANTA CRUZ DE TENERIFE

PATRIMONIO ARQUEOLÓGICO

Pese a su perfil eminentemente urbano, Santa Cruz de Tenerife reúne un elevado número de yacimientos arqueológicos de época indígena. Se distribuyen en zonas limítrofes a la ciudad, en barrancos como los de Tahodio o Santos, en lomos y llanos del distrito suroeste y, sobre todo, en el macizo de Anaga, lugar en el que es posible encontrar algunos de los enclaves patrimoniales más singulares de Tenerife. Grabados rupestres, estaciones de cazoletas y canales, cuevas naturales, fondos de cabaña, concheros y dispersiones de material arqueológico en superficie son las tipologías más habituales del registro aborigen del municipio. Su importancia se ve correspondida con el reconocimiento de tres BIC con categoría de Zona Arqueológica (Barranco del Muerto, Barranco del Pilar y La Gallega) donde se concentran tanto grabados rupestres geométricos y figurativos, como cuevas sepulcrales y lugares de hábitat.

ENCLAVES BIC

PATRIMONIO ETNOGRÁFICO

Aborda este panel diversas edificaciones de interés etnográfico e histórico vinculadas a actividades agrícolas tradicionales como son la molienda del cereal y la producción de gofio. Tanto el molino de Llano del Moro, que mantuvo su actividad hasta el segundo cuarto del siglo XX, como el de Barranco Grande, que sufrió recientemente una restauración importante, evidencian la importancia de esta labor para la subsistencia de los santacruceros. En mejor estado de conservación, debido a su cronología más reciente (1925), se encuentra el Molino de Cuevas Blancas, que refuerza la idea del próspero pasado agrícola de la isla de Tenerife.
Junto a los molinos destaca la Hacienda de las Palmas de Anaga, uno de los mejores exponentes de la arquitectura rural que se conserva en la Isla, y que reúne ejemplos singulares de hornos y lagares excavados en piedra.

ENCLAVES NO BIC.

PATRIMONIO ETNOGRÁFICO

El progreso de las ciudades suele generar el abandono de muchas formas de vida y prácticas económicas consideradas tradicionales. Santa Cruz de Tenerife no es una excepción. El desarrollo urbanístico ha ido ocupando zonas que, con anterioridad, se dedicaron a la agricultura o a la ganadería. Sin embargo, en lugares como El Tablero o Taganana, por mencionar solo dos barrios que aún mantienen alguna fiesta que rememora esas costumbres, es posible distinguir algunos hornos, eras o lagares. Aunque muy inferior en número al de épocas pasadas, sus fiestas y folklore muestran como sigue viva la tradición en muchos rincones del municipio.
Junto a estas actividades subsistenciales, el conjunto de muelles, naves industriales y varaderos de Valleseco pone de manifiesto la importancia de las actividades portuarias en el Archipiélago que, desde mediados del siglo XIX, convirtieron a la ciudad en punto estratégico de las rutas comerciales.

ENCLAVES BIC

PATRIMONIO ARQUITECTÓNICO

En un primer bloque de BIC con categoría de Monumento se engloban edificios públicos e institucionales cuya variopinta apariencia denota su diversa cronología. Los ejemplos más antiguos se deben al siglo XVIII, con el imponente Hospital Civil o el elegante Palacio de Carta, que dan paso a edificios de corte clásico y del clasicismo romántico como son el Parlamento de Canarias, el Antiguo Mercado, el Teatro Guimerá o la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos. La llegada de técnicos titulados en las escuelas de arquitectura peninsulares como Antonio Pintor, Mariano Estanga, Eladio Laredo o Miguel Martín Fernández de la Torre dejaron interesantes ejemplos bajo diferentes estilos artísticos. Cabe destacar la solución neogótica para el Colegio de la Asunción, el eclecticismo neobarroco del Círculo de Amistad o el clasicismo monumental del Ayuntamiento. Más reciente en el tiempo, Luis Cabrera programó en la década de los cincuenta bajo unos parámetros de severa racionalidad el singular edificio Financiera, sede hoy de la Policía Local.

ENCLAVE BIC. RECINTOS SACROS, CASTILLOS Y OTROS INMUEBLES

PATRIMONIO ARQUITECTÓNICO

Este segundo bloque de BIC con categoría de Monumento se centra en la arquitectura militar y religiosa construida en Santa Cruz de Tenerife. Una temprana edificación de finales del siglo XVI, el castillo de San Joaquín, se situó en la vía que unía el puerto con La Laguna, con idea de cortar el paso a las diversas incursiones que pudieran afectar a la ciudad. Ya en los siglos XVII y XVIII se ubicaron estructuras similares en las costas santacruceras, como los castillos de San Juan, Paso Alto o San Andrés.
La arquitectura de tipo religioso denota, por su parte, la clara evangelización llevada a cabo tras la conquista europea, con edificios imponentes como la iglesia de la Concepción, San Francisco o Nuestra Señora de las Nieves en Taganana, junto a ermitas que reforzaban esta labor en diferentes pagos.
Una mención singular supone la construcción del Templo Masónico de San Lucas proyectado a principios del siglo XX para la incipiente comunidad masónica de la capital que se organizaba por medio de logias.

OTROS EDIFICIOS DE LOS SiGLOS XX y XXI

PATRIMONIO ARQUITECTÓNICO

Acoge este panel interesantes propuestas edificatorias de los siglos XX y XXI que no han sido declaradas BIC ni quedan dentro de las áreas delimitadas por los Conjuntos Históricos. Los más antiguos son proyectos de Mariano Estanga ejecutados en los primeros años de la centuria, donde queda patente la experimentación que llevó a cabo este técnico, con variopintas soluciones de contrastados estilos artísticos. La década de los años treinta y cuarenta destaca sobremanera por la producción del granadillero José Enrique Marrero Regalado, con distintas tipologías de edificios de tipo civil (Mercado), militar, de ocio (Cine Víctor, Antigua puerta del Estadio Heliodoro) y residencial. La modernidad arquitectónica que impregna la sede del Colegio de Arquitectos (1968) se vio amplificada con propuestas posteriores como la Sede de Presidencia del Gobierno, así como otras debidas a Santiago Calatrava (Recinto Ferial, Auditorio) o Herzog & De Meuron y Virgilio Gutiérrez (TEA) que dan paso a la ciudad de la modernidad que es el Santa Cruz del siglo XXI.

SANTA CRUZ DE TENERIFE

CONJUNTOS HISTÓRICOS

Santa Cruz conserva algunos conjuntos históricos que evidencian la relevancia de su urbanismo y arquitectura, reflejo del pasado próspero de la burguesía comercial asentada en ella. Sus orígenes fundacionales se vinculan con el conocido como «Antiguo Santa Cruz» que abarca los aledaños del antiguo Castillo de San Cristóbal, la calle de La Noria, el convento franciscano de San Pedro de Alcántara, la calle del Norte (Valentín Sanz) y el puerto, teniendo como eje vertebrador la calle de El Castillo. Igual interés despierta el núcleo de El Toscal, que se origina a partir de la urbanización de una extensión de terreno ocupado por huertas y baldíos. En ellas se asentaron numerosas familias trabajadoras, fundamentalmente del puerto, que promovieron la construcción de viviendas singulares y que le han otorgan al barrio un aire de homogeneidad. Aunque si los conjuntos históricos anteriores interesan desde el punto de vista histórico, no menos lo es el denominado Barrio de Los Hoteles, conformado con un catálogo variopinto ideado por los arquitectos Manuel de Cámara, Antonio Pintor y Mariano Estanga.

ELEMENTOS DIVERSOS

PATRIMONIO EN LA VÍA PÚBLICA

En la calidad de vida de la población influye mucho lo cuidado de sus espacios públicos, y Santa Cruz puede considerarse como una ciudad que ha sabido entenderlo desde fecha temprana. Este panel de patrimonio en la vía pública pretende aludir a espacios de la ciudad destinados al esparcimiento y el ocio, como las tempranas propuestas de la Alameda del Duque de Santa Elena, o las decimonónicas plazas Weyler y del Príncipe, con sus espacios ajardinados y esculturas notables. Apartado especial lo merecen las fuentes de abastecimiento público (Morales, Isabel II y Santo Domingo), lugares de encuentro de la población que, aunque actualmente sin la utilidad para la que fueron concebidas, evidencian las costumbres de un pasado no muy lejano. Por su parte, la antigua Farola del Mar, en desuso desde hace más de medio siglo, se convierte de nuevo en un testimonio de una ciudad abierta al mar por medio de su influyente puerto comercial.

ARTE URBANO

PATRIMONIO EN LA VÍA PÚBLICA

Santa Cruz de Tenerife es una ciudad pionera con respecto a otras del Archipiélago en cuanto a la ubicación de esculturas en su vía pública. Las primeras manifestaciones datan de 1759 con la colocación de una Cruz de Mármol y, en la década siguiente, la erección del Triunfo de la Candelaria, debidas al mismo promotor. A ello le siguió, ya en el siglo XX, el homenaje al capitán Diego Fernández Ortega, conocido como «La Estatua» por ser la primera representación de un personaje contemporáneo ubicado en la vía pública. En 1972 Chirino propone con su Lady Tenerife un nuevo concepto de monumento arte urbano, que fue el germen para el desarrollo de la posterior Exposición Internacional de Escultura en la Calle que acogió en sus dos ediciones (1973 y 1994) interesantes propuestas debidas a influyentes artistas del momento en el panorama nacional e internacional. Las décadas más recientes han visto colocar otro tipo de homenajes genéricos (aguadora, lechera, pescadores) a lo que se suma la reinvención de su arte callejero con la plasmación de diferentes murales siguiendo la corriente internacional del Street Art.